INTRODUCCIÓN: Texto Bíblico - Isaías 39:1-8

El materialismo busca solamente lo de orden material, concreto y visible. El materialismo esta en alta en el siglo XXI con el capitalismo – Comprar y tener. El materialismo se ha infiltrado en las Iglesias, en las casas y en los corazones de los cristianos, pero muchos no se dan cuente o no aceptan reprehensión.

El Materialismo Escondido En El Corazón Es Medible En Tus Prioridades – Isaías 39:1-4

Solo Dios ve el corazón, sin embargo, el ser humano revela lo que está en el corazón. El rey Ezequías, cuando por Dios, recibió visita desde Babilonia, y en vez de mostrarles la gloria de Dios, demostró su propia gloria.
El materialismo conduce al ser humano a jactarse delante de los demás presentando orgullosamente los bienes materiales.
El materialismo se basa en el concepto de que el ser humano vale más por lo que tiene y no por lo que es; así, tener riquezas es más importante que la forma de conseguirlas.
El materialismo del corazón se refleja en la insensatez de presentar a los amigos y visitantes la belleza de nuestra casa ignorando la oportunidad de glorificar a Dios que nos dio todo lo que tenemos.

El Materialismo Se Centra Más En Lo Material Que En Lo Espiritual – Isaías 39:3-4
Para Ezequías la gloria de las riquezas tubo mayor valor que la gloria del Dios que lo había curado. Los enviados de Babilonia deseaban información sobre la cura milagrosa, pero Ezequías les habló y mostró solamente sus riquezas.

1- El materialismo del corazón se materializa en la vida del cristiano valorizando solamente lo que satisface al orgullo.
2- El materialismo lleva al cristiano a ignorar la bondad, de la gracia y la misericordia de Dios delante de los aprensivos.
3- El materialismo hace al ser humano raciocinar que es más lógico exaltar a si mismo que a Dios delante de los demás.

El Materialismo Es Contrario a La Voluntad De Dios – Isaías 39:5-8

El profeta Isaías le acerco al rey Ezequías y le preguntó: “¿Qué han visto en tu casa?” La respuesta honesta a esta pregunta revela lo que está en nuestro corazón. El corazón de Ezequías mostró una pasión dominante de carácter material (versículo 4). Dios desaprueba el apego a las cosas de este mundo.Dios no es contra las riquezas, ni declara ser pecado tener dinero, una casa y un automóvil. El amor a estas cosas es pecado.
Dios condena la falta de reconocimiento de que todo lo que uno tiene le pertenece o cuando dedicamos más tiempo a lo que Dios nos da y menos con Él. Dios prevé los resultados trágicos de la actitud materialista. Con la actitud de Ezequías, los enviados de Babilonia lleva un relato de las riquezas de Jerusalén y no del Dios de Jerusalén; por eso futuramente los babilonios engrosarían su patrimonio con los tesoros de Jerusalén.

Dios no es contra las riquezas, ni declara ser pecado tener dinero, una casa y un automóvil. El amor a estas cosas es pecado. Dios condena la falta de reconocimiento de que todo lo que uno tiene le pertenece o cuando dedicamos más tiempo a lo que Dios nos da y menos con Él. Dios prevé los resultados trágicos de la actitud materialista. Con la actitud de Ezequías, los enviados de Babilonia lleva un relato de las riquezas de Jerusalén y no del Dios de Jerusalén; por eso futuramente los babilonios engrosarían su patrimonio con los tesoros de Jerusalén.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com